22
Jun
13

Mis primeros 50k de Trail

Casi al año de haberlos corrido, por fin voy a escribir este post pendiente… ¿por qué? creo que como una forma de pagar mis deudas pendientes conmigo mismo.

Entre esas deudas pendientes está también la discusión interna que he tenido durante algún tiempo sobre escribir en este blog acerca de ciertas cosas de trabajo y vida profesional o dejarlo en temas netamente personales de mis gustos, lo que disfruto y da combustible a mis días… pero bueno, ese será otro Post🙂

A poco más de un mes de mi primer Ultra Trail, un amigo con quien habíamos entrenado varias veces y con quien además planeábamos correr los 50k en equipo, sufrió una lesión y su cupo quedó libre, luego de hacer algunas averiguaciones resultó que su cupo si podría ser ocupado por alguien más, entonces Roberth, se animo a correr y a acompañarme en la aventura.

Con poco más de un mes este loco se iba lanzar a la carrera, siempre me ha parecido que es un arrecho (perdón la expresión, pero no se otra forma de decirlo).

Viernes, antes de la carrera, salimos en la tarde con unos amigos hacía el lugar de partida, esa noche descansaríamos en un hotel, pero antes a comer algo, preparar las cosas para el día siguiente y dormir lo más que se pudiera.

4 am nos levantamos Roberth y yo empezamos a preparar las cosas que faltaban, empacamos la comida, bebida y material necesario para la carrera y mi amigo Rafa nos llevaría hasta el punto de partida. Para nosotros la carrera comenzaba a las 6 am.

Sobre las 5 am estuvimos en la partida, estirando y conversando con algunos amigos y otros locos que como nosotros iban a correr los 50k.

Llegó la hora de la partida, una leve llovizna nos acompañó a recorrer el primer kilómetro casi plano, vimos como los “élites” se adelantaban y algunos otros los seguían, nosotros decidimos arrancar suave, arrancar con el ritmo que llevaríamos durante los 50k, suave pero continuo, sin prisas pero sin pausas.

Terminado el primer kilómetro, comenzó la cuesta, llegamos al punto donde ya no se podía correr y tocaba caminar, íbamos tan rápido como podíamos; por la altimetría de la carrera sabíamos que nos esperaban cerca de 14km de cuesta casi continua y uno o dos kilómetros más para llegar al primero punto de abasto.

Sin exagerar el esfuerzo, seguíamos a quienes veíamos que llevaban mejor ritmo, pasamos a poca gente, no era momento de hacerlo… cada momento chequeando las pulsaciones y acordándonos de lo que decía quien nos entrenó, conservar la Frecuencia cardíaca e hidratándonos continuamente.

Se armó un grupito donde nadie quería dar su brazo a torcer, veíamos a algunos corredores chilenos y argentinos que rápidamente empezaron a irse en la cuesta. Km 14, empezó un pequeño descenso en medio de una zona boscosa.

Km 16, – ¿dónde está el punto de hidratación? – no lo veo; – que importa ya aparecerá.

De pronto rebasamos a alguien, casi km 17, no tenía buen semblante, este man no llegará mucho más lejos… !Hey¡ ahí está el punto de hidratación. Apenas si paramos, tomamos algo de Gatorade, un plátano y Roberth… ya me estaba dejando, así que apuré el paso y vamos, que comienza la bajada. Salimos solo los 2, habíamos dejado al grupo con el que subimos atrás.

Rebasamos a unos 2 o 3 corredores, buscábamos dorsales verdes (los de los 50k), de pronto llegamos al segundo punto de hidratación… Oye mira es Raúl (Raúl Manotoa, más loco que nosotros estaba corriendo los 80k) saludamos, tomamos algo de Gatorade y salimos con Raúl, nos acompañamos durante unos 6 o 7 kms, luego el tenía otro recorrido, lo animamos, nos despedimos y seguimos.

Una bajada, tendida pero larguita, alcanzamos algunos más… nos encontramos con la gente que corría los 21k, y el tercer punto de hidratación, de pronto entramos a un lecho de río, esa parte nos sacó el aire, la piedra, no había un lugar donde el camino no fuera de piedra… de pronto salimos de ahí y ¿ahora por donde seguimos? por distraernos en la conversación, no vimos una señal y perdimos unos 10 minutos ¿qué son 10 minutos en una carrera de 50k? Carajo!! nada sigamos!!!

– Mira Roberth estos manes de adelante están corriendo 50k; – A darles cacería.

Km 35 (Glorioso km 35) habíamos pasado hace rato la mitad de la carrera, bajamos un poco el ritmo para comer algo e hidratarnos, luego retomamos ritmo y empezamos a pasar gente, nos sentíamos con fuerzas y veíamos como algunos se iban quebrando.

Llegamos al cuarto punto de hidratación, en este había comida, esta fue nuestra parada más larga, tomamos algo de comida y seguimos, encontramos a alguien que corría los 10k y le dimos ánimos a la final, todos somos compañeros en estas locuras no importa la distancia.

Ya no recuerdo a que distancia estaba el último punto de hidratación, solo recuerdo que pasamos algunos cuestitas fuertes, llegamos al punto de hidratación y cometimos el error que más adelante sentiríamos fuertemente.

Entramos a las cascadas de peguche, una bajada por un sendero estrecho hecho para quienes daban un recorrido turístico por el lugar, la gente nos daba paso y nos veía con cara de “¿y estos locos? … de pronto a lo lejos, veo a mis amigos Rafa, Caro y su hermano; nos animaron, uff eso fue inyección de adrenalina, pero inmediatamente entramos a una cuesta que a mi me mató, tardé un poco en recuperarme y alcanzar a Roberth.

Se venían los últimos kms. encontramos a un chileno que corría los 80k, que buen ritmo del sr. luego vimos a algunos más que estaban perdidos, nosotros logramos encontrar nuestro rumbo y seguimos tranquilos. Casi por el km 45 o 46 nos quedamos sin con que hidratarnos, el Gatorade de las mochilas se había acabado. CARAJO!!! no recargamos en el punto de hidratación…

Empecé a sentir que se  me adormecían los brazos, de pronto recordé que tenía media botella de pedialite en la mochila. Nos la tomamos a medias con Roberth y el resto fue el ñeque, ya no faltaba nada para llegar.

De pronto, ahí estaba la meta, habíamos pasado 7 horas y algo de hablar m*erda como dijo Roberth, de la nada apareció alguien que en un ataque de adrenalina quiso llegar primero que nosotros; pero nada, no habíamos corrido tanto y lo habíamos dejado atrás antes para que ahora nos pasara, y cómo si fuera carrera de 100 metros planos, salí disparado y cruce la meta, Roberth no quiso hacer lo mismo y entró con calma.

Una gran emoción me embargó, lo habíamos logrado, terminamos los 50k enteritos, pasando a algunos de los “élites”, no hicimos un TIEMPAZO, pero lo hicimos.

Imagen

Para mi, este fue mi primer ultra, sin haber corrido ni si quiera una media maratón oficial por lo menos, para Roberth su primer ultra, pero el sr. ya ha hecho varias veces el ironman, no es lo mismo, pero es de mucha resistencia.

Solo me resta decir, fue un gran aprendizaje y regresaré por más!!!


3 Responses to “Mis primeros 50k de Trail”


  1. 1 CARMINA
    noviembre 18, 2013 a las 7:12 pm

    Interesante reseña. ¿qué necesitan que se les ponga
    durante la ruta de una carrera de más de 50K?

  2. 3 Brenda Liz
    noviembre 16, 2015 a las 1:39 pm

    UFF!! Me encanto tu reseña y me dio animo. Mi primer 50k lo voy a realizar el 5 de diciembre de 2015 y que Dios me ayude.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Suscribirse

Twitter TimeLine

Twitter

Twitter Button from twitbuttons.com

Creative Commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Blog Stats

  • 43,924 hits

Visitantes Actuales

hit counters

Suscrito a:

Add to Technorati Favorites Ecuablogs.Com

Powered by FeedBurner

My del.icio.us


A %d blogueros les gusta esto: