Posts Tagged ‘Trail

14
Jul
13

63km no es lo que vine hacer, pero tuvo que ser suficiente por esta vez

No podía dormir, por diferentes causas durante el viernes 28 de Junio, desde las 6pm que me acosté, tenía problemas para conciliar el sueño, luego llegó Roberth, luego había que ir por la “Manager” Denisse… luego nuevamente no lograba hilar más de media hora de sueño, hasta que a las 11:30 pm definitivamente me dije: No me quedan más que dos horas antes de levantarme, debo conciliar el sueño.

2:40 am, Sábado 29 de Junio, entre risas y joda porque no me había levantado a la hora que les dije después de insistir tanto con no querer salir tarde, Roberth, Denisse y yo salimos para Malchingui.

Dios nos crea y nosotros nos juntamos, trío de payasos riéndonos por todo el camino hasta llegar a Malchingui. En mi interior había una mezcla de nervios y una sensación de fuerza por el entrenamiento que había hecho; no tenía idea de lo que venía.

¡Juemadre que frío!, 3:30 am, estábamos ya en la partida, estirábamos, nos seguíamos riendo con los amigos que encontrábamos, que se habían embarcado en la misma travesía y nos alistábamos para salir.

Imagen

Ya en el corral de partida, el frío desapareció, pequeñas demoras por cosas de la organización, 5 o 10 minutos después de las 4 am, comenzaban los 80k oficiales, era el momento de poner la cereza sobre el pastel, de hacer valer cada kilómetro recorrido durante casi 6 meses de entrenamiento.

— Pausa reflexiva  😛 —

Siento que estoy exagerando al describir las cosas así… jejeje siento que hago lo que muchas veces critico, sin embargo, son las cosas que se pasan por la cabeza cuando estás ahí… claro las cosas se ven diferentes en dependencia de la posición del observador, gracias Einstein 🙂

Salí más liviano que nunca en lo que cargaba, 1.5 lts de gatorade, sin rompevientos puesto (si guardado en el camellback), guantes, un par de barras, la infaltable musiquita, la linterna y gafas… hoy había abasto, hoy lo tendríamos más fácil en el camino y me sentía mejor así.

Imagen

Un kilómetro o menos de plano para iniciar y comenzaba la cuesta de más de 20k… salimos a ritmo suave para calentar, Roberth a ratos quería embalarse, y yo le repetía que la carrera era larga que había tiempo, había que conservar el pulso. Cerca del km 6 nos encontramos con Álvaro, nos hicimos compañía cerca de unos 25 minutos, luego alguien nos rebasó y el siguió su ritmo, Roberth y yo nos concentramos en seguir la estrategia y conservar el pulso, aun no era momento de apretar el ritmo.

Km 10 u 11, no recuerdo bien por la bendita maña que he agarrado de no ver en que kilómetro voy, no se siento que así es mejor. Llegó el momento de apretar el ritmo, empezamos a pasar gente, entre ellos también Álvaro. Llegamos al segundo punto de abasto, tomamos unos bananos y poco de gatorade sin parar y seguimos a ritmo fuerte, sabíamos que estábamos en el tercio delantero de entre todos los que corríamos (y según mis cuentas en el cuarto delantero de los aproximadamente 115 corredores).

No es fácil describir lo que se siente cuando estás corriendo y de pronto comienza el amanecer, ese momento donde la linterna no sirve de mucho pero tampoco la claridad que empieza a haber es suficiente y te sientes un poco a ciegas, cuando luego aparecen ya los primeros rayos de sol… en este punto habíamos subido cerca de 16 o 18 kms hacía frío, pero aún no tan fuerte como el que se venía.

Seguíamos subiendo y yo veía que en tramos la tierra negra tenía algo blanco encima, a mi alrededor las plantas y la yerba tenía una delgada capa de hielo, sentía mucho frío… Roberth, tulcaneño de cepa, acostumbrado a esos fríos, ni se mosqueaba. En un determinado momento tuve un poco de dificultad para respirar (por primera vez en ese día), seguíamos adelantando gente. De pronto llegamos a la primera laguna, sabíamos que pronto acabaría la subida.

Segunda laguna, vimos el primer punto de abastecimiento de comida caliente (km 26 y algo), pasamos muy rápidamente, un poco de Gatorade, algo de fruta y seguimos, decíamos es momento de apretar, venía una “bajada”, juemadre, nos metieron a un bosque bastante cerrado, a momentos solo sabíamos que teníamos que seguir entre los matorrales porque estaban las cintas que marcaban la ruta, no había camino.

Aquí comencé  sentirme extraño, no podía respirar bien, tenía nauseas, mi estómago se revolvía, mucho flujo nasal, en mi cabeza solo había una pregunta, qué a partir de ese momento se repetiría mucho ¿QUÉ CARAJOS ME PASA?… el bosque/sendero/chaquiñan, como lo hayan catalogado, no se acababa, en algunos tramos avanzamos muy lento, en otros podíamos apresurar un poco el paso porque había un poco más de espacio para moverse.

A mi me empezaba a rondar la idea de que tendría que decirle a Roberth que debía irse, que lo estaba retrasando.

Se terminó el bendito bosque (yo recordaba que en el congresillo técnico decían que era un bosque hermoso, yo solo pensaba, Carajo, aquí a duras penas uno se puede mover) salimos a un carretero, y yo no podía apresurar el paso. Llegamos al punto de abasto del km 35, recargamos los camellbacks, tomamos algo de fruta y seguimos.

Había empezado a sentir un dolor en la espalda, a la altura de la parte baja de los pulmones, pasamos unas bajadas normales y llegamos a una arista criminal, una pared que debíamos bajar, las rodillas lo sufrieron, pero salimos de ahí. entramos a una pequeña cuesta y Roberth arrancó a correr, yo no pude, no me sentía bien, así que se adelantó. Yo iba caminando tan rápido como podía y comiendo una manzana para recuperar energías, hidratando, respirando… hasta que me repuse un poco, venía una bajada, y dije bueno a alcanzar al compañero, y a mi sorpresa lo logré, al kilómetro 46, mientras el se ponía las rodilleras y se cambiaba de medias, yo llegaba. Pero en este punto nos separamos definitivamente, yo no podía seguir su ritmo, es más no sabía si lograría terminar como venía.

Comí algo, en este punto de abasto había comida caliente, me hidraté y continué, me obligué a apretar el paso durante unos kms de pronto una cuesta fuerte en frente, bueno a caminar… pero no iba bien, el aire ya no ingresaba bien, a ratos debía parar, recobrar el aliento y seguir.

Lo demás de la carrera solo fue el proceso de ver como esto se hacía cada vez más fuerte, al kilómetro 63, después de pasar con holgura por dos puertas que tenían límite de tiempo y haber tenido que parar varias veces en una cuesta corta a recobrar el aliento, dije !no más! ¿qué tal y si esto no era algo sencillo? ¿qué tal si por necio me estoy causando algo grave? el dolor al respirar se había hecho más fuerte y tampoco lograba respirar profundamente; Ramiro, una de las personas de Ruta Zero encargadas de marcar la ruta estaba chequeando los corredores que pasábamos por ese kilómetro, paré y le comenté lo que me sucedía, me revisó rudimentariamente pues no tenía equipo de primeros auxilios, y me dijo que al parecer no tenía nada en los pulmones, pero era mejor que me revisará un paramédico, que deberíamos regresar al km 60 que ahí había uno, pero debíamos esperar hasta que cerraran la puerta porque el debía bajar desmarcando la ruta.

Muchas cosas pasaron por mi cabeza en esos momentos, que la verdad creo que es mejor no contar detalladamente, mejor las resumo en impotencia, enojo, despecho, tristeza, ira y decepción.

Esperé más de una hora hasta bajar, un tiempo más para que me revisen, a la final me dijeron tus pulmones están bien, pero tenemos que llevarte a que un doctor revise ese dolor; el doctor determinó que era una “Neuritis Intercostal”… no me convenció la verdad, porque eso solo cubría algunos de los síntomas, pero al final de cuentas daba lo mismo, había abandonado, luego habrá que revisar que más pasó. Me inyectaron y regresé a casa.

Han pasado un par de semanas, aún no se algunas cosas, aún el “chuchaqui moral” no se va del todo, me he hecho algunos chequeos y exámenes, pero hay que seguir, hay que preparar el siguiente reto.

A pesar de no terminar hubo cosas muy buenas que hicieron que el día sea memorable:

  1. Nuestra Manager (Denisse Calle) se echó el viaje solo para acompañarnos, además me espero hasta que me llevaron de regreso a la salida y me revisó el médico, Gracias Niche, significó mucho para mi.
  2. Siempre es divertido correr junto a Roberth, además de que admiro su ñeque y es una máquina. Gracias por acolitar a estas locuras.
  3. Todo el tiempo que mi entrenador dedicó a dirigir todo el proceso (entrenamiento, alimentación, descanso, p*teadas, motivación) y que me permitieron llegar a la carrera en muy buenas condiciones. Gracias por creer y por el apoyo Roberto.
  4. Y no menos importante, mi madre. hermana y hermano llamaron en la noche, cuando regresaba a Quito de la carrera. Sentir que aunque haya kilómetros y kilómetros de separación entre nosotros están cerca, no tiene precio.

Ahh mi “chuchaqui moral” es únicamente por no haber podido terminar, por no haber logrado cumplir el reto, por los meses de entrenamiento y también porque este año como que se complica poder hacer otro ultratrail por cuestiones financieras, así que habrá que esperar.

Anuncios
24
Jun
13

El lugar de los 80k, el último entrenamiento largo

El lugar de los 80k, el último entrenamiento largo

Después de haberme pasado gran parte de ese sábado dentro del Crater del Pululahua, completé los 80k (no oficiales), el último entrenamiento largo antes de la TNF Endurance Challenge que será el 29 de Junio de 2013.

Esta foto, la tomé cuando recién entraba en la mañana al Crater y el sol empezaba a iluminar ese maravilloso paisaje.

22
Jun
13

Mis primeros 50k de Trail

Casi al año de haberlos corrido, por fin voy a escribir este post pendiente… ¿por qué? creo que como una forma de pagar mis deudas pendientes conmigo mismo.

Entre esas deudas pendientes está también la discusión interna que he tenido durante algún tiempo sobre escribir en este blog acerca de ciertas cosas de trabajo y vida profesional o dejarlo en temas netamente personales de mis gustos, lo que disfruto y da combustible a mis días… pero bueno, ese será otro Post 🙂

A poco más de un mes de mi primer Ultra Trail, un amigo con quien habíamos entrenado varias veces y con quien además planeábamos correr los 50k en equipo, sufrió una lesión y su cupo quedó libre, luego de hacer algunas averiguaciones resultó que su cupo si podría ser ocupado por alguien más, entonces Roberth, se animo a correr y a acompañarme en la aventura.

Con poco más de un mes este loco se iba lanzar a la carrera, siempre me ha parecido que es un arrecho (perdón la expresión, pero no se otra forma de decirlo).

Viernes, antes de la carrera, salimos en la tarde con unos amigos hacía el lugar de partida, esa noche descansaríamos en un hotel, pero antes a comer algo, preparar las cosas para el día siguiente y dormir lo más que se pudiera.

4 am nos levantamos Roberth y yo empezamos a preparar las cosas que faltaban, empacamos la comida, bebida y material necesario para la carrera y mi amigo Rafa nos llevaría hasta el punto de partida. Para nosotros la carrera comenzaba a las 6 am.

Sobre las 5 am estuvimos en la partida, estirando y conversando con algunos amigos y otros locos que como nosotros iban a correr los 50k.

Llegó la hora de la partida, una leve llovizna nos acompañó a recorrer el primer kilómetro casi plano, vimos como los “élites” se adelantaban y algunos otros los seguían, nosotros decidimos arrancar suave, arrancar con el ritmo que llevaríamos durante los 50k, suave pero continuo, sin prisas pero sin pausas.

Terminado el primer kilómetro, comenzó la cuesta, llegamos al punto donde ya no se podía correr y tocaba caminar, íbamos tan rápido como podíamos; por la altimetría de la carrera sabíamos que nos esperaban cerca de 14km de cuesta casi continua y uno o dos kilómetros más para llegar al primero punto de abasto.

Sin exagerar el esfuerzo, seguíamos a quienes veíamos que llevaban mejor ritmo, pasamos a poca gente, no era momento de hacerlo… cada momento chequeando las pulsaciones y acordándonos de lo que decía quien nos entrenó, conservar la Frecuencia cardíaca e hidratándonos continuamente.

Se armó un grupito donde nadie quería dar su brazo a torcer, veíamos a algunos corredores chilenos y argentinos que rápidamente empezaron a irse en la cuesta. Km 14, empezó un pequeño descenso en medio de una zona boscosa.

Km 16, – ¿dónde está el punto de hidratación? – no lo veo; – que importa ya aparecerá.

De pronto rebasamos a alguien, casi km 17, no tenía buen semblante, este man no llegará mucho más lejos… !Hey¡ ahí está el punto de hidratación. Apenas si paramos, tomamos algo de Gatorade, un plátano y Roberth… ya me estaba dejando, así que apuré el paso y vamos, que comienza la bajada. Salimos solo los 2, habíamos dejado al grupo con el que subimos atrás.

Rebasamos a unos 2 o 3 corredores, buscábamos dorsales verdes (los de los 50k), de pronto llegamos al segundo punto de hidratación… Oye mira es Raúl (Raúl Manotoa, más loco que nosotros estaba corriendo los 80k) saludamos, tomamos algo de Gatorade y salimos con Raúl, nos acompañamos durante unos 6 o 7 kms, luego el tenía otro recorrido, lo animamos, nos despedimos y seguimos.

Una bajada, tendida pero larguita, alcanzamos algunos más… nos encontramos con la gente que corría los 21k, y el tercer punto de hidratación, de pronto entramos a un lecho de río, esa parte nos sacó el aire, la piedra, no había un lugar donde el camino no fuera de piedra… de pronto salimos de ahí y ¿ahora por donde seguimos? por distraernos en la conversación, no vimos una señal y perdimos unos 10 minutos ¿qué son 10 minutos en una carrera de 50k? Carajo!! nada sigamos!!!

– Mira Roberth estos manes de adelante están corriendo 50k; – A darles cacería.

Km 35 (Glorioso km 35) habíamos pasado hace rato la mitad de la carrera, bajamos un poco el ritmo para comer algo e hidratarnos, luego retomamos ritmo y empezamos a pasar gente, nos sentíamos con fuerzas y veíamos como algunos se iban quebrando.

Llegamos al cuarto punto de hidratación, en este había comida, esta fue nuestra parada más larga, tomamos algo de comida y seguimos, encontramos a alguien que corría los 10k y le dimos ánimos a la final, todos somos compañeros en estas locuras no importa la distancia.

Ya no recuerdo a que distancia estaba el último punto de hidratación, solo recuerdo que pasamos algunos cuestitas fuertes, llegamos al punto de hidratación y cometimos el error que más adelante sentiríamos fuertemente.

Entramos a las cascadas de peguche, una bajada por un sendero estrecho hecho para quienes daban un recorrido turístico por el lugar, la gente nos daba paso y nos veía con cara de “¿y estos locos? … de pronto a lo lejos, veo a mis amigos Rafa, Caro y su hermano; nos animaron, uff eso fue inyección de adrenalina, pero inmediatamente entramos a una cuesta que a mi me mató, tardé un poco en recuperarme y alcanzar a Roberth.

Se venían los últimos kms. encontramos a un chileno que corría los 80k, que buen ritmo del sr. luego vimos a algunos más que estaban perdidos, nosotros logramos encontrar nuestro rumbo y seguimos tranquilos. Casi por el km 45 o 46 nos quedamos sin con que hidratarnos, el Gatorade de las mochilas se había acabado. CARAJO!!! no recargamos en el punto de hidratación…

Empecé a sentir que se  me adormecían los brazos, de pronto recordé que tenía media botella de pedialite en la mochila. Nos la tomamos a medias con Roberth y el resto fue el ñeque, ya no faltaba nada para llegar.

De pronto, ahí estaba la meta, habíamos pasado 7 horas y algo de hablar m*erda como dijo Roberth, de la nada apareció alguien que en un ataque de adrenalina quiso llegar primero que nosotros; pero nada, no habíamos corrido tanto y lo habíamos dejado atrás antes para que ahora nos pasara, y cómo si fuera carrera de 100 metros planos, salí disparado y cruce la meta, Roberth no quiso hacer lo mismo y entró con calma.

Una gran emoción me embargó, lo habíamos logrado, terminamos los 50k enteritos, pasando a algunos de los “élites”, no hicimos un TIEMPAZO, pero lo hicimos.

Imagen

Para mi, este fue mi primer ultra, sin haber corrido ni si quiera una media maratón oficial por lo menos, para Roberth su primer ultra, pero el sr. ya ha hecho varias veces el ironman, no es lo mismo, pero es de mucha resistencia.

Solo me resta decir, fue un gran aprendizaje y regresaré por más!!!

04
Feb
13

La Previa de mis primeros 50k

Deportivamente este año no inicio como lo tenía planeado, en el trabajo surgieron algunas cosas que hicieron que tuviera que dejar el deporte como medio de desestrés ocasional y no con la periodicidad que me hubiera gustado.

Sin embargo, en el mes de marzo empezó a sonar un rumor de que habría un ultra trail en ecuador. Desde hace algún tiempo he venido siguiendo la carrera del Kilian Jornet, monstruo del ultra trail y deportista que admiro, y la primera idea que se vino a mi cabeza fue: “Yo quiero correr esos 80k” pero un momento, lo más cerca que he estado del trail han sido mis entrenamientos en el metropolitano y la vez que corrí un Huaira en el 2011.

Salí a correr un par de veces al metro, pero las cosas no iban bien, me costaba demasiado pasar de los 15 km y en mi mente comenzaban a aparecer las preguntas: 

Si con 15k estás así, ¿Cómo piensas llegar a los 80k?

¿lograrás con el tiempo que el trabajo te deja entrenar lo suficiente para correr esa distancia?

etc etc

El tiempo iba pasando y los rumores no tomaban cuerpo, hasta que un día lo publicaron, el ultra se daba, The North Face anunció oficialmente que por primera vez tendríamos este tipo de competencia en el país, pero al hacer un alto y analizar con un poco más de calma la cosas, decidí que los 80k era una distancia demasiado larga para mi primer ULTRATRAIL y antes de darme tiempo para pensar más me inscribí en los 50km.

¿Estás loco? ¿50km? ¿No tienes nada que hacer? fueron algunas de las primeras preguntas que escuché de otras personas, por otro lado estaban los que me alentaban y por otro los que no creyeron que llegaría.

El Trail tiene un encanto particular, el esfuerzo en comparación a correr sobre asfalto es mayor, pero la sensación de fluir entre la naturaleza llenar los pulmones de aire puro, sentirse libre, perderse en el tiempo; son las cosas que más me gustan, a más de que me recuerdan mucho a mi infancia, esa hermosa época en éramos más felices y despreocupados.

Muchas fueron las sensaciones y aprendizajes durante la preparación, que a ciencia cierta no se cuando exactamente comenzó, muchos días en que vi el amanecer mientras corría, muchas mañanas que vi salir el sol entre los árboles del metropolitano, algunas ampollas, algunos sustos por dolores que debían ser atendidos para no volverse lesiones, momentos de debilidad en los que no daban ganas de seguir, etc. etc. 

Durante el tiempo de la preparación, el enfoque principal fue regular mi frecuencia cardíaca, pues al correr 50k es importante que el corazón conserve un ritmo regular que le permita al cuerpo recorrer esa distancia sin sufrir más maltrato del necesario; mi corazón resultó ser un poco rebelde pero con el tiempo fue cediendo y regulándose, permitiéndome subir en las distancias recorridas y terminar los entrenamientos largos sin mayores molestias.

Faltando una semana para la carrera me invadieron los nervios, era sábado y tenía que hacer 30k, pero mi corazón se opuso, las pulsaciones eran demasiado altas, durante 6k intenté bajarlas pero fue en vano, así que decidí caminar, ese día haría el recorrido hasta donde me diera el tiempo caminando. Era algo que hace mucho no hacía, caminar en el bosque, simplemente caminar. Al terminar la caminata empezó lo feo, mi mente me la empezó a jugar, faltaba una semana para la carrera y no me sentía preparado, no había sido capaz de correr ni 6k con mi corazón a una FC regulada y fue cuando los amigos aparecieron y me di cuenta que hay personas que creen más en mi de lo que yo mismo creo, así que al siguiente día un poco temeroso aún pero con las energías de los que me apoyaban salí de nuevo y logré concretar los 30k.

La semana que restaba a dedicarla a acumular energías para la carrera, se venían esos 50k, mis primeros 50k en carrera y en montaña.

Imagen




Suscribirse

Twitter TimeLine

Twitter

Twitter Button from twitbuttons.com

Creative Commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Blog Stats

  • 44,190 hits

Visitantes Actuales

hit counters

Suscrito a:

Add to Technorati Favorites Ecuablogs.Com

Powered by FeedBurner

My del.icio.us

Anuncios